Empanadillas de ‘nduja y mozzarella

Su nombre es sinónimo de autenticidad y ardor balsámico para el paladar, y suele identificarse con los rasgos de la cocina más típica de Calabria. La ‘Nduja, embutido de carne suave y untable de carne de cerdo y chile, besada por la fama y el éxito internacional, no es pero exactamente un producto típico de la totalidad de Calabria. Sus orígenes y el núcleo histórico de la producción se pueden remontar a Spilinga, un pequeño pueblo de dos mil habitantes en la provincia de Vibo Valentia, entre las crestas del Monte Poro y la hermosa costa de Capo Vaticano.
El origen de este embutido no es muy claro, hay dos versiones. Según algunos estudiosos fue introducido por los españoles en el siglo XVI, junto con el chile; según otros fue promovido por la dominación napoleónica.
La ´nduja es un producto muy sabroso, picante y fuerte, pero a la vez delicado. El chile equilibra perfectamente la grasa. Es genial ligeramente calentado y extendido sobre el pan casero tostado y es muy común utilizarlo como ingrediente para pizza y pasta.
Hoy presento una receta con un uso distinto: como relleno de unas apetitosas empanadillas.

Ingredientes para 10 empanadillas:
1 mozzarella
50 gramos de ´nduja
10 Discos de masa para empanadillas

Cortar las mozzarella en daditos pequeños y desmenuzar la ‘nduja.
Poner el relleno en el centro de los discos y cerrar bien hasta formar unas medialunas. Aplastar los bordes con un tenedor para asegurarse que los discos estén bien cerrados.

DSC_0589

DSC_0594

Calentar el aceite y freír hasta obtener unas empanadillas doradas.
Un delicioso finger food o aperitivo, ideal para acompañar una copa de un buen vino tinto.

Quiche de gorgonzola, peras y nueces

En Italia es muy común la mezcla de gorgonzola y peras y en general es algo al mismo tiempo delicado pero con un sabor bien definido. He hecho muchas veces pasta rellena s utilizando esta mezcla, pero nunca se me había ocurrido hacer una quiche.

La verdad es que el resultado fue más que satisfactorio, además de ser una receta muy rápida.

Ingredientes para 4 personas:

200 gramos de gorgonzola

2 peras

50 gramos de nueces

Pimienta negra en granos

1 masa de hojaldre ya extendida

1 limón

Cortamos las peras en gajos muy finos y la guardamos vertiendo encima el zumo de un limón para evitar la oxidación.

Cortamos el gorgonzola en daditos y reservamos, picar las nueces y moler la pimienta negra.

Extender la masa de hojaldre en un molde de 28 cm aprox., y hacer agujeritos con un tenedor para facilitar la cocción de la masa.

Ponemos mitad del gorgonzola encima del hojaldre, luego las peras, seguimos con el gorgonzola que queda y por ultimo espolvorear con las nueces picadas y la pimienta negra.

Precalentar el horno a 180º y dejar cocer por una media hora o hasta que la quiche coja un agradable aspecto dorado.

 

DSC_0564

Tarta de queso con mermelada de higos casera

Mi amiga Concha me ha regalado una deliciosa mermelada de higos hecha por su tía, y por aprovecharla de la mejor forma decidí hacer esta tarta. Me encanta la tarta de queso, pero en este caso he querido hacer una versión muy ligera, sin introducir muchos elementos grasos y mucho azúcar, ya que quería servirla con la mermelada que ya proporciona bastante dulzor.
Ingredientes:
400 gramos de queso cremoso
3 huevos
7 cucharadas de azúcar
½ cucharada de maicena
50 cl de leche
Cascara de una lima
23 galletas digestive
50 gramos de mantequilla
Unas gotas de café o de ron

Antes de todo preparamos la base para la tarta: reducimos en polvo las galletas (yo lo hago con la batidora para que quede los más fino posible) y derretimos la mantequilla. Hacemos una masa con los dos ingredientes y preparamos la base extendiéndola de forma homogénea en un molde de 23 cm aprox. Si se quiere, se puede aromatizar la base con unas gotas de ron o de café. Precalentar el horno a 180º y dejar cocer por 5 minutos hasta que la base quede compacta.

Ahora en un bol ponemos el queso y el azúcar. Mezclamos bien, añadimos las yemas, la leche la cascara rallada de una lima, la maicena. A parte montamos las claras y la añadimos a la mezcla con movimientos envolventes (si no tenemos mucho tiempo, se pueden añadir directamente los huevos enteros, saltando este paso, pero este proceso hará que la tarta quede más aireada y más esponjosa).

Vertemos la mezcla obtenida encima de la base y volvemos a poner en el horno a 180º por 40 minutos aprox. Pasado este tiempo para saber si la tarta está bien cocida podemos pinchar con un palillo y si sale completamente seco ¡es la hora de sacarla!

Dejar enfriar, desmoldar y conservar en la nevera, a la hora de servirla espalmar encima de cada trozo la mermelada de higos.

DSC_0572