Los germinados: brotes de soja

Los brotes, sean estos de soja o de cualquier otro cereal, constituyen alimentación llena de vida: alimentos que ingerimos así como nos lo proporciona la naturaleza, sin modificación ninguna y que son fácilmente asimilados y digeridos por nuestro cuerpo.
No hace falta ser vegetariano o vegano para disfrutar de estos beneficios: cada uno puede buscar su equilibrio entre consumo de carnes, frutas y verduras, entre alimentos cocidos y crudos, pero sí, creo que es extremamente importante abrir nuestra mente hacia tipos de cocina distintos que nos permitan equilibrar los elementos que ingerimos y obtener una cierta diversificación, también de los efectos que estos proporcionan.
Creo que si lo intentamos hacer, también nos llevamos una grande sorpresa: ¡se pueden comer alimentos muy sanos, de forma sabrosa y original!
He descubierto el mundo de la cocina cruda gracias a un libro que me han prestado mis amigos Sara y Matteo: Cocina cruda creativa de Merce Passola.
Este libro me sorprendió desde el principio: jamás hubiera podido imaginar que no cocinando los alimentos se podían obtener platos extraordinarios: el mundo de los brotes es un ejemplo de ello.
Empecé a hacer en casa mis propios brotes, con soja, trigo y lentejas. Es un proceso muy fácil, no requiere mucho trabajo, solo se necesita esperar algún día para obtenerlos. Sin embargo el resultado es increíble: un alimento que contiene vida latente, mejora y aumenta el contenido nutritivo de las semillas, permite participar en el proceso de cuidado del medio ambiente y para acabar es muy barato, se trata del alimento más nutritivo y vital al mínimo precio.
Necesitarás:
1 Taza de soja o de otro cereal (tienen que ser biológicos para facilitar la germinación)
Un tarro de cristal bastante grande
1 Gaza
Poner a remojo la soja por toda la noche.
El día siguiente ponemos la soja en el tarro de cristal, cubrimos todo con una gaza, enjuagamos con agua, escurrimos y lo ponemos boca abajo en un sitio oscuro por 2 o tres días para permitir la germinación. En estos días cada 6-8 horas acordarnos de enjuagar de vez en cuando la soja con agua, escurrirla muy bien y poner el tarro otra vez en la misma posición. Esto permitirá que la soja absorba un poco de humedad que favorece la germinación.
Los brotes se pueden utilizar en ensaladas, sopas, tortillas (siempre crudas o solo ligeramente salteadas) o como base para preparar el rejuvelac

DSC_0009

DSC_0007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s